/home/s1894f17/public_html/cubrima/cubrima2/images/news/thumbnails/easy5.jpg
Preparar la piscina para la llegada del verano

Preparar la piscina para la llegada del verano

Definitivamente ya ha llegado el buen tiempo, lo que para muchos significa que se acercan los primeros chapuzones del año. Quienes tienen instalada una cubierta en la piscina,seguro que ya están pensando en preparar la piscina para la llegada del verano, pues gracias a ella se alarga considerablemente la época de baño, pudiendo empezar a bañarnos dentro de nada.

Pero si la piscina no se ha estado utilizando, da igual si la vaciaste o no, será necesario que antes de tirarte de cabeza la prepares convenientemente. En realidad no tienes que hacer nada fuera de lo común, solo realizar todas las tareas de preparación y mantenimiento antes del primer baño. ¡Son estas!

Mantenimiento diario

Con baños diarios y la piscina más desprotegida será importante que lleves a cabo el siguiente mantenimiento diario antes de darte el primer chapuzón así como cada día hasta que empieces a distanciar los baños. Esto ocurrirá en septiembre, pudiendo alargar la temporada hasta noviembre si dispones de cubierta.

•    Limpiar la superficie del agua: El agua va acumulando residuos del exterior. Si tienes una cubierta su volumen será muchísimo menor. Sea como sea, utiliza una pértiga recoge hojas para retirar insectos, ramas, hojas y cualquier otro elemento ajeno a la piscina. Esto hará que aumente la vida útil y la efectividad de los filtros.
•    Limpiar el vaso: El fondo y las paredes se limpian con un cepillo recto eléctrico para eliminar suciedad, babilla, etc. La calidad del agua aumenta y, como en el caso anterior, los filtros duran más.
•    Controlar el pH: Es muy sencillo haciendo uso de cualquier buen kit de control. En general se enjuaga un vaso con la propia agua a medir, se llena con esta y se echan gotas de reacción. Los valores normales van de 7.2 al 7.6. Si el agua de tu piscina no está dentro de esta medida debes utilizar un corrector.

Mantenimiento semanal

Antes de comenzar la época de baño y después, de manera semanal, realiza lo siguiente:

•    Clorar: Repón el cloro en cuanto sea necesario, aprovechando siempre el horario en que no se use la piscina. No alargues la dosificación, pues estarás permitiendo que tu piscina se llene de microorganismos, que se multiplicarán conforme más bañistas y sesiones de baño se den.
•    Flocular: El floculante empuja la suciedad disuelta en el agua facilitando su limpieza con robot aspirador o con cepillo.
•    Depurar: Haz un lavado contracorriente de los filtros, de manera que las partículas que van recogiendo no terminen por obstruirlos.
•    Filtrar: Presta atención a los filtros y, además de lo anterior, límpialos a conciencia. Además, en cuanto sea necesario debes sustituirlos o dejarán de realizar su función.


Como ves, preparar la piscina para el verano o la temporada de baño no es muy difícil. Solo tienes que llevar a cabo las prácticas de mantenimiento adecuadas para mantener un nivel de higiene y salubridad óptimos.

Cubrima utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Acepto las cookies para esta web.