/home/s1894f17/public_html/cubrima/cubrima2/images/news/thumbnails/img1.jpg
Duchas solares para tu piscina o jardín

Duchas solares para tu piscina o jardín

Disponer de duchas solares para tu piscina o jardín puede resultar excesivo para muchos. Los habrá también que piensen que es innecesario. Sin embargo, este tipo de duchas son muy beneficiosas a la par que agradables.

¿Por qué instalar duchas solares en tu piscina o jardín?

Descubre los beneficios de instalar duchas solares para tu piscina o jardín.

La ducha antes del baño

Cuando uno tiene piscina propia no repara en ducharse por el simple hecho de que no hay ninguna norma que lo indique. Pero esta norma tiene un motivo, y es mantener el agua limpia. Es posible que pienses que la suciedad y otros desechos de una persona no modifican el grado de higienización del agua, pero esto no es así.

Polvo, sudor, crema solar, descamaciones... Todo esto y más lo zambullimos en la piscina cuando lo hacemos nosotros. Y para que el agua se mantenga es necesario que los sistemas hagan un sobreesfuerzo y que, a la vez, se utilicen más productos químicos para equilibrar las características del agua, lo cual supone un gasto mayor y también una mayor exposición a los químicos.

La ducha después del baño

Del mismo modo, el agua de la piscina, que lleva consigo un proceso de desinfección, es inadecuada para la ropa de baño, pudiendo estropearla. Pero más aún lo es para tu piel. El cloro y otros elementos que puedas incorporar en tu piscina pueden producir rojeces, picazón, debilidad de la piel y las mucosas e incluso lesiones epiteliales.

Tener estos químicos el menor tiempo posible debe ser tu prioridad, y la mejor manera de hacerlo es instalando una ducha a pie de piscina. ¡Y una cosa menos!

La ducha solar en tu jardín

Y si tienes un jardín pero no disfrutas de piscina seguro que te es más difícil pensar en las duchas como complemento. Sin embargo, déjanos decirte que el mismo hecho de no tener piscina puede servirte de excusa para instalarte una.

La ducha solar puede servir como sustituta para mantenerse fresco en verano y combatir el calor disfrutando de unas buenas tardes de ocio en el jardín.

Puedes disfrutar de una ducha antes de tumbarte para broncearte o después de haber hecho una barbacoa, para quitarte el olor del humo, por poner algunos ejemplos.

¡Que frío!

A menudo, uno de los motivos por los que no nos queremos duchar es la temperatura del agua. Pero nada más lejos de la realidad. En una piscina pública por supuesto que no vas a encontrar duchas climatizadas, pues pasan por ellas cientos de personas cada día. Pero para uso particular, instalar una ducha solar climatizada es económico y hará que puedas disfrutar de una ducha y de todas sus ventajas cada vez que te apetezca. Sin pasar frío y sin sufrir la sensación térmica tan desagradable.

Las duchas solares para tu piscina o jardín van a incluir un circuito o depósito que, al incidir el sol, calentará el agua, convirtiendo tus duchas al aire libre en una actividad placentera que te encantará realizar.

Cubrima utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Acepto las cookies para esta web.