/home/s1894f17/public_html/cubrima/cubrima2/images/news/thumbnails/IMG_20160930_145626_1.jpg
Algunas maneras de calentar el agua de la piscina

Algunas maneras de calentar el agua de la piscina

Quien tiene una piscina desea disfrutar de ella todo el tiempo posible. Pero conforme acaba el verano se nos hace más difícil entrar a bañarnos pues el calor es más tenue cada día que pasa. Lo mismo ocurre en primavera, cuando el ambiente invita a bañarse pero el agua no es capaz de retener el calor suficiente. En estos casos es cuando suspiramos y nos ponemos a pensar en cuáles serían algunas buenas maneras de calentar el agua de la piscina para alargar la temporada de baño tanto antes de los meses de calor como después.

Cómo calentar el agua de la piscina

Los principales métodos para calentar el agua de la piscina son:

Bomba de calor

La bomba de calor absorbe y transfiere el calor del ambiente al agua. La electricidad no transforma el calor sino que lo elimina del ambiente, realizándose el calentamiento por un intercambio de calor, valga la redundancia.

Se trata de una especie de armario situado al aire libre cuyo tamaño está condicionado por el volumen de la piscina.

Va a funcionar como un sistema acondicionar de aire pero invertido. Elimina calor y lo intensifica mediante un compresor, descartando el aire frío. El calor es transferido a una bobina por la que va pasando el agua, que se calienta al circular por ella.

Calefacción de gas

La quema de gas sirve para que un mecanismo intercambiador de calor con el agua se active. El agua circulará por estos tubos que están expuestos continuamente a las llamas.

Por supuesto, a estas alturas, trabajar con gas es seguro y si por algún casual se apagase la llama de trabajo el suministro de gas se cerraría automáticamente.

El calentador a gas no puede instalarse en la sala de máquinas y tampoco es una opción adecuada para  piscinas grandes.

Calentador solar

El calentador solar es aquel que dirige el agua por su cuerpo para que el Sol incida sobre ella durante su recorrido, haciendo que continuamente se esté calentando agua en pequeñas cantidades que circulan de este a la piscina, la cual actúa de estanque.

Se requiere de una bomba de filtración que fuerce el agua para que circule por las placas o los dispositivos con los que se haya fabricado cada tipo de calentador solar.

En definitiva, el agua sigue el recorrido bomba-filtro-colectores-piscina de manera continuada.

Es un sistema barato, pues solo precisa de energía para activar y hacer funcionar la bomba. Además, la energía solar que capta se puede almacenar en baterías para usarla los días nublados.

Cubiertas para piscinas

Las cubiertas para piscinas están pensadas principalmente para proteger el agua de la suciedad, manteniendo un nivel de higiene que nos haga limitar la cantidad de productos químicos, lo que, a su vez se traduce en un ahorro significativo.

Pero otra de sus características -de la que, además, no nos podemos desprender- es su capacidad para crear y mantener una temperatura bastante por encima de la del agua.

Esto se debe a una especie de efecto invernadero que se crea dentro, haciendo que no solo el agua aumente de temperatura sino que también lo haga el ambiente (en el caso de las cubiertas que no quedan a ras del agua).

Eso sí, las cubiertas ofrecen un aumento de temperatura limitado y, aunque aumentan considerablemente la temporada de baño, no sirven para disfrutar de un agua templada en invierno, a no ser que vivas en un lugar con invierno realmente cálido.

Cubrima utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies. Acepto las cookies para esta web.